10 Cosas que seguro te morirás por probar.

0
625

La evolución del ser humano es constante, pero el ingenio usado para hacer la vida más fácil, no deja de sorprendernos.

Pequeñas cosas que simplemente atraparan tu atención.

Bolígrafo Wi-Fi

x1

Todas las notas que hagas en papel, de manera automática pasarán a la pantalla de tu dispositivo electrónico.

Tablero sin tachuela ni imán.

x2

La electricidad estática será tu mejor aliada al querer sostener cualquier cosa en tu tablero, dile adiós a las tachuelas y al pesado uso de imanes.

Hielo en acero.

x3

Estas tabletas de acero inoxidable, están hechas del mismo material de ciertas herramientas quirúrgicas, por lo que no alterará el sabor de tu bebida y tampoco absorberán el olor del refri por lo que el líquido sabrá igual pero bajo cero.

Esferas que calientan.

x4

Estas esferas se calientan a sí mismas por inducción, mantendrán la bebida a la temperatura que tú necesitas pues puedes controlarlas por una app de tu teléfono móvil.

Gelatina limpiadora.

x5

Por fin llegaras a los lugares de difícil acceso.

Habitación portátil.

 x6x12

Por fin viajar será como estar en casa un maletín rojo sobre ruedas que se convierte en 4 metros cuadrados de “espacio personal“, e incluye una cama, una mesa, una silla, un armario, una lámpara y un biombo.

Silla mecedora que carga la batería de tus dispositivos móviles.

x7

Al mecerte en la silla creas energía de manera ecológica y limpia, dicha energía pasa al dispositivo. Una empresa sueca fue la que creó este mecanismo, cabe mencionar que deberías estar 3 horas meciéndote para que se cargue por completo.

Clasificador de dulces.

x8

Por inútil que parezca, clasificar los dulces por color nunca fue tan fácil e higiénico.

Control hasta en tus sueños.

x9

En la parte interior de estos tapa ojos, tienen pequeños leds que te relajan y pueden hacerte caer en un sueño profundo y hasta controlar tus niveles de sueño

Pluma que dibuja pentagramas.

x10

El sueño de todo músico.

Contenedor con tiempo.

x11

Herramienta base para evitar ese pecadillo entre comidas, o motivar a los niños que hagan sus labores.