No soy una persona de muchos amigos, y me parece genial

0
656

Prefiero calidad que cantidad.

 

Sé que aún no he vivido lo suficiente, pero he tenido muchas experiencias que han ido cambiando mi perspectiva sobre el mundo, y es por eso que hoy he decidido empezar a decirle al mundo quién soy y para qué estoy aquí; ¿cómo lo haré? escribiendo.

Siempre he pensado que soy una persona a la que le gusta pasar el tiempo sola. Cada vez que he volteado y buscado en el tiempo, no veo a mi alrededor a demasiadas personas, obviamente sin contar a mi familia. Me refiero a esas personas que vas encontrando en la vida, que se van acercando a ti por un vínculo especial, a esos extraños que tienen tanto en común contigo que se vuelven una parte importante en tu vida.

Creo que no soy una persona de muchos amigos, y es que considero que una amistad real y verdadera no es símbolo de cantidad. La amistad se debe medir por la calidad y no por el número de “amigos”. Las personas que estén en mi vida deben ser las indicadas, las que hagan de mí alguien mejor.

He aprendido que todo llega a su tiempo, que nada es casualidad, que no hay errores, hay experiencias, que no te debes arrepentir de algo que hiciste, pues en su momento fue algo que quisiste hacer; he aprendido que si algo no sucedió como esperabas es porque no debía pasar así. Todo tiene su tiempo y su momento. Y si esas personas que considerabas tus amigos, o creías que de verdad les importabas, se fueron, tranquilo, simplemente no debían estar en tu vida, pues cuando alguien es para ti, no importan las circunstancias de una u otra forma la vida se encargará de juntarlos.

He aprendido también que no eres el héroe de nadie, que no debes ser complaciente o tratar de hacer feliz a todos, sólo necesitas ser tú, porque en el intento de cambiar tu forma de ser por alguien más, puedes encontrar un sentimiento de soledad en lugar de alegría. Y bueno, no importa si esos “amigos” se van de ti, por no ser lo que ellos esperaban, ellos no te merecían, y siempre es bueno estar solo un cierto tiempo, para encontrarte a ti mismo, para reflexionar y crecer espiritualmente, para saber y aprender que tú mereces algo mejor, para entender que en tu vida hay personas que no necesitas.

Esas personas que no necesito, esas personas que no deberían estar a mi lado son personas nocivas, personas que se deben ir, no importa si a mi lado solo se quedan uno o dos, sé que ellos serán las personas correctas. Y en mi vida no necesito a personas que hagan que cambie mis convicciones, que cambie mi esencia, que tenga una careta; no necesito a personas que me critiquen pero que no escuchen mis críticas, no quiero a mi lado a alguien que me haga sentir que no soy especial; no me merece alguien que sólo se acuerda de mí cuando necesita algún favor; no necesito a esas personas que cuando están a tu lado te adulan, pero giras y hacen de tu imagen la peor. Y aunque no las necesito en mi vida, sé que llegaron a ella por una razón en específico, para enseñarme, porque gracias a ellos he aprendido cómo no quiero que sean mis amigos, gracias a ellos ahora sé que no todos los que te rodean quieren lo mejor para ti, no todos los que están a tu lado están buscando tu bienestar.

Estoy agradecida por haberlos conocido, pues definitivamente han sido de mucha ayuda en mi vida, sí, me han ayudado a poder elegir, a poder diferenciar y valorar a esas personas que sí me merecen. Yhoy estoy completamente agradecida con aquellos que llegaron a mi vida en el momento preciso, a los que busqué y encontré en el tiempo indicado, y a los que se quedaron en mi vida, para acompañarme en este camino tan difícil y complicado que es la vida.

Gracias a ti, que estás a mi lado, y aunque ni tú, ni yo somos perfectos, hacemos de nuestra vida juntos, un mundo perfecto. Gracias por ser, esa persona que sí necesito en mi vida.

Artículo por Elizabeth Gonzales