20 Cosas que sólo las chicas que han usado brackets podrán entender

0
1940

Tener unos dientes en mal estado siempre trae complicaciones. Dicen que la mejor carta de presentación de una persona es su sonrisa, pero cuando tu dentadura no está muy bien cuidada temes sonreír, a tal grado de que te vuelves una persona introvertida y tu autoestima decae. Es por eso que muchas veces tenemos que recurrir a los famosos brackets para corregir nuestra dentadura.

Cuando te colocan los brackets, te dicen que el resultado será sencillamente maravilloso, y así es, los brackets funcionan. Pero lo que no te dicen es la serie de molestias, complicaciones, momentos vergonzosos y dolores que vas a llegar a tener durante el proceso para tener una dentadura perfecta.

Si alguna vez tuviste brackets, seguramente te sentirás identificada con estas imágenes:

Cuando sentías que todos notaban que usabas brackets

1

 

Cuando te tocaba ajuste

3

Ese sí era dolor real

4

Cuando tenías que aguantar las náuseas para tener tus retenedores

5

Cuando los brackets te provocaban miles de aftas

6

La pequeña y maravillosa solución

7

 

A veces te sentías como caballo

9

Cuando no debías comer chicle y no hacías caso

10

Cuando la comida se te quedaba entre los dientes

11

Ni pensar en besar a alguien

12

Hasta pronto, comida sólida

 

Lo único que querías comer después de que los ajustaran

14

 

Éste era un verdadero conflicto

16

Cuando pensabas que el dentista jamás cortaría los alambres

17

Cuando tenías que quitarte las ligas para comer

A veces no querías sonreír

19

Pero el resultado valió la pena

20

 

¿Verdad que te sentiste identificada con algunas de estas imágenes?

Compártelas con tus amigas en Facebook.

También te puede interesar: Las mujeres necesitan dormir dos veces más que los hombres. Descubre la razón