Llenó un calcetín con sal y lo calentó en un sartén, “la magia del calcetín salado”, no podrás creer para qué!!!

0
3714

En una ocasión, mi hijo se despertó a las 2 de la mañana llorando desesperado, diciendo que le dolía el oído, que no podía escuchar bien y el equilibrio le faltaba, en realidad ya tenía días diciéndome que tenía esas molestias, pero ni yo ni el doctor habíamos encontrado nada grave.

Esa madrugada, por suerte se había quedado a dormir mi hermano, es médico también, lo revisó, y encontró el problema, mi pequeño presentaba una otitis severa, que no es otra cosa que inflamación del oído por infección.

Dijo que no tenía en sus cosas algo que  pudiera ayudar y que por la hora se tardaría mucho en llegar la ayuda.

Mi pequeño seguía llorando por el dolor, mi hermano me pidió 2 tazas de sal de mar, de la entera de la que llaman sal de grano y un calcetín blanco de algodón. No lo cuestioné y se lo llevé.

sal

Resulta que puso la sal en el calcetín, lo anudó, y lo puso a calentar en un sartén seco, durante 5 o 6 minutos dando vuelta al calcetín cada minuto y moviendo la sal para que se calentara de manera uniforme.

Una vez caliente, lo suficiente, no demasiado como para dañar la piel de mi hijo, lo colocó desde el inicio de la oreja hasta el mentón, siempre por detrás de la mandíbula.

Y de manera casi mágica, a los pocos minutos mi pequeño dejó de llorar, la sal fue absorbiendo la infección.

Cuando regresó a la calma el hogar con un niño ya calmado sin llorar por el dolor de la otitis, le pregunté a mi hermano los detalles.

calcetín sartén

Me dijo que esta técnica es llamada, “la magia del calcetín salado”, dijo que el color es importante para que te cerciores que no estás quemando las fibras y por tanto la sal que tiene dentro.

Ahora ya lo sabes, un calcetín blanco al y fuego podrá quitarte muchos y fuertes dolores de oído.