Divertidas diferencias entre ser amante de los perros y ser dueño de uno

0
860

Bien dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Yo creo que sí. Cuando tenemos un perro en casa, el hogar se alegra y nuestra vida se llena de una compañía fiel. Sin embargo, cuidar a un perro tiene sus responsabilidades que no todos están dispuestos a asumir, por eso creo que no es lo mismo ser un amante de los perros que ser dueño de uno.

Un amante de los perros dice: “¡mira qué lindos se ven esos perritos!” y si acaso juega con ellos un rato, hasta que se cansa y puede irse a la tranquilidad de su hogar, donde no habrá una mascota que le muerda sus muebles, que le orine o le defeque o que tenga qué bañar. Un dueño de perros, en cambio, sí tiene que hacerse cargo de estas cosas, es por eso que tener un can en casa requiere que uno sea una persona responsable. Cuidar a un perro puede llegar a ser tan difícil como cuidar a un hijo (de hecho, hay personas que consideran a su perro como un hijo más de la familia), pues hay que mantenerlo, darle techo, alimentarlo, sacarlo a pasear y procurar que sea feliz.

No obstante todas las responsabilidades que conlleva, tener un perro en casa es algo muy grato. Sí, es verdad que son muy inquietos y traviesos, ¡pero precisamente por eso los amamos! Así que hay que tratarlos muy bien, pues ellos son muy agradecidos y saben corresponder al amor que les demos. De hecho, hay estudios que aseguran que nuestros perros liberan oxitocina al vernos, la hormona del amor, pues es como si ellos estuvieran enamorados de nosotros. Así de mágica es la relación con un perro.

Es por eso que la ilustradora inglesa Kelly Angel ha elaborado para Bark Post las siguientes imágenes, para que podamos apreciar cuáles son las características que distinguen a un amante de los perros de un dueño de perros.

He aquí las ilustraciones:

1

2

3

4

5

6

7

 

Comparte estas divertidas ilustraciones con tus amigos que aman a los perros o que son dueños de uno.

También te puede interesar: Si tú también amas a tu perro como si fuera tu hijo, tienes que leer esto, la ciencia explica porqué…