20 imágenes que sólo entenderán las personas poco cariñosas

0
2542

No es fácil ser una persona sin sentimientos. (Introducción)

Eres demasiado inexpresivo y la gente lo sabe. Se podría decir que no tienes sentimientos, o que, si los tienes, están muy enterrados en el fondo de tu corazón frío como hielo. Rara vez has dado un abrazo y te sientes muy incómodo cuando alguien te expresa sus sentimientos. Es como si no tuvieras alma, como si te la hubieran arrancado al momento de nacer, sólo así se explica que seas una persona tan insensible. Siempre traes esa expresión seria en la cara, casi como de muerto; ni un “te quiero” te ilumina el rostro, todo lo contrario, se vuelve más helado o, de plano, sonríes maliciosamente para burlarte de aquel que se atrevió a decirte lo que sentía.

Si eres una persona como la que acabo de describir, seguramente te sentirás identificado con las siguientes imágenes:

  1. Eres de fierro… o de piedra

 1

  1. Tienes la misma expresión para todo

 2

  1. Cuando alguien se te declara

 3

  1. Y cuando eres una persona sin sentimientos intentando consolar a otra

 4

  1. “Mejor me largo”

 5

  1. ¡Demasiados sentimientos y palabras melosas!

 6

  1. Cuando te das cuenta de que no tienes sentimientos

 7

  1. Tu expresión cuando alguien te abraza

 8

  1. Caaaaasi

 9

  1. En realidad nada ni nadie te importa

 10

  1. Ni siquiera esas parejas demasiado melosas. Bueno, en realidad es un poco molesto, ¡ya suéltense!

 11

  1. ¡Ya eres un experto!

 12

  1. “El frío es parte también de mí”

 13

  1. Cuando alguien te cuenta sus problemas, tú sólo…

 14

  1. Cuando alguien intenta llegar a tu corazón

 15

  1. Cuando te dicen “el amor está en el aire”

 16

  1. “Fue el peor momento de mi vida”

 17

  1. Tú, camino a ser feliz

 18

  1. Porque enfrentarte a esto, simplemente es un mal panorama (por favor, deja de llorar)

 19

  1. Y, bueno, lo que siempre pasa…

 20

Comparte si tú también eres una persona poco cariñosa.

También te puede interesar: 15 cosas que pasan en la semana de finales