Y cuando por fin aprendiste a estar solo, llega esa persona a dar vuelta tu mundo

0
578

Dicen los que saben que para poder amar primero debes aprender a estar solo, a disfrutar de tu propia compañía y a hacer las cosas porque a ti te place, sin tener la necesidad de complacer a otros. El amor no es necesidad ni dependencia por alguna persona, sino saber entregarlo todo cuando uno está completo y no requiere de nadie para ser feliz.

Si te preguntas cómo debes ser en el amor, la vida no te dará una respuesta concisa. El amor es algo confuso, pero a la vez es hermoso, no hay que tratar de entenderlo sino de sentirlo, de vivirlo, de experimentar el placer de encontrarte con esa persona con la que compartes ideas, gustos e incluso algunos de tus sueños. Cuando te encuentras con esa persona ideal y ambos se entregan sin reservas, entonces te das cuenta de que todo el sufrimiento y el dolor del pasado valieron la pena, porque te llevaron a un presente feliz.

 

Cuando por fin hallas a la persona idónea para ti, el mundo se abre ante tus pies, pero no un mundo de caos como en el que has vivido, sino uno nuevo, lleno de ilusiones gratas y de pasión inimaginable. Esa persona te ayudará a recoger los pedazos rotos y a reparar las quebraduras que aún tiene tu vida, y tú te sentirás útil y valiosa porque también le ayudarás a esa persona con su propio desorden: ambos se echaran la mano para levantarse y seguir de frente por el sendero de la vida. Se fundirán en un abrazo y experimentarán el gozo, la paz y la tranquilidad que sólo el verdadero amor puede traer.

Y entonces, un día te despertarás en tu cama y te darás cuenta que eres feliz porque esa persona está ahí, acostada junto a ti. Sabrás que tienes un amor completo, porque tú no te conformas con mitades, porque tú eres una persona entera y estás con una persona entera. Sabrás también que valió la pena arriesgarlo todo por conseguirlo, porque el amor es un acto de valentía que requiere despojarse de todos los miedos para ir en búsqueda de la felicidad anhelada. Y tú la encontraste en esa persona que al abrir los ojos te da los buenos días y te dice: “por ti me siento capaz de todo”.

También te puede interesar: “Al diablo con tus migajas de amor”

 

Artículo original: http://www.upsocl.com/colaboracion/y-cuando-por-fin-aprendiste-a-estar-solo-llega-esa-persona-a-dar-vuelta-tu-mundo/?utm_source=FBmujer&utm_medium=Facebook&utm_campaign=fb