Ser distraído no es malo, sólo significa que eres más inteligente

0
490

¿Eres de las personas que, por más que intentan concentrarse en un solo asunto, terminan distrayéndose a la primera? Típico, te encuentras frente al computador, trabajando en la oficina o estudiando en tu casa, y de pronto abres una página web sobre un tema que te ha estado dando vueltas la cabeza, luego, abres otra sobre las noticias más recientes de tu músico favorito, después te pones a jugar un rato y pasada una hora te das cuenta que no has hecho absolutamente nada de lo que debías. Seguramente no eres la única persona a la que le sucede, además, con tanta información que fluye por la red, es difícil concentrarse en un solo asunto, ¿no?

Pues no te preocupes, porque, según parece, ser distraído podría no ser algo malo después de todo. Esto es algo que definitivamente querrás contarle a tus jefes o a tus profesores. Sí, porque, según un estudio reciente, ser distraído podría indicar que eres más inteligente que las personas promedio. Así como lo lees.

Esto fue comprobado por un equipo de investigadores que analizaron el comportamiento de 10,000 trabajadores en 17 países diferentes. Los resultados fueron sorprendentes, pues según… espera… espera… ¿has visto ese video en el que le avientan comida a un perro y no la puede atrapar?… yo me moría de la risa cuando… oh, disculpa, me distraje, ¿en qué estábamos? Ah, sí, pues que descubrieron que los trabajadores se distraían no porque carecieran de ideas, sino porque tenían tantas que les era difícil darles prioridad. Es decir, una persona distraída tiene mil pensamientos a la vez, y pueden ser pensamientos muy profundos, pero le cuesta trabajo ordenarlos.

Seguro te pasa: quieres hacer un montón de cosas en tu día, y a la vez estás pensando en un montón de cosas más, luego te piden que te concentres en un solo asunto, y, bueno, pues es normal que tu mente se salga de foco. A eso agrégale el constante flujo de información al que estamos sujetos a diario: e-mails, redes sociales, WhatsApp, mensajes de texto, páginas web, etc. Digo, si de por sí somos de naturaleza distraída y luego nos exponen a tanta info, pues no es raro que nuestra mente divague por aquí y por allá.

Bueno, lo importante es que ya no tenemos que sentirnos mal por distraernos de nuestras ocupaciones cotidianas, pues eso sólo es señal de que somos muy inteligentes. 😉

Autor intelectual: Teresa Donoso