Las personas que se toman selfies por lo general no son tan atractivas como parecen

0
201

¿Te encanta saturar tus redes sociales con “auto-fotografías” con tus mejores poses? Entonces definitivamente tienes que saber acerca de este estudio. Resulta que científicos de la Universidad de Toronto llegaron a la conclusión de que, si eres adicto a las selfies, probablemente no eres tan atractiv@ como crees, pero inconscientemente deseas dar la mejor apariencia de ti mismo.

Según sus investigaciones, las personas que se toman muchas selfies suelen ser narcisistas, ególatras, menos agraciados físicamente y poco simpáticos en su trato, esto si los comparamos con aquellos que no acostumbran tomarse este tipo de imágenes.

Social Psychological and Personality Science fue la publicación encargada de presentar este estudio. Los responsables aclararon que el tamaño de la muestra fue muy limitado, por lo que todavía quedan más investigaciones por hacer. Según uno de los investigadores: “Lo que sí queda claro es que las selfies hacen que te veas más guapo o guapa de lo que en realidad eres, por lo que las personas que no te conocen se pueden dar una idea equivocada de ti y, cuando te llegan a ver en persona, podrían decepcionarse”.

Adam Boult, aseguró a The Telegraph que “Las ‘selfies’ generalmente solo perciben los atributos positivos de las personas, te hacen parecer más atractivo y agradable de lo que eres en persona”.

Pero, ¿por qué las selfies son un fenómeno tan popular? Esto se debe a que, con la aparición de las redes sociales, se comenzó a explotar algo que se conoce como “sesgo de auto-favorecimiento”, que básicamente es la percepción que la gente tiene de ser mejor que las otras personas en todos los sentidos (más guapa, más inteligente, con mejores atributos, opiniones, etc.). “La gente tiende a mostrar sus mejores ángulos para decirle al mundo ‘hey, heme aquí, mírenme, soy atractivo. Es una manera de llamar la atención porque creemos que nos lo merecemos”, explica Boult.

Además, con la selfies tenemos una sensación de control que no tenemos cuando alguien más nos fotografía. Al tomarnos una selfie, podemos hacer cuantas tomas queramos hasta dar con la foto perfecta. Y, por si fuera poco, podemos hacer uso de filtros y efectos que pueden mejorar nuestra imagen de manera increíble.

Y tú, ¿eres adicto a las selfies?