Cómo un pueblo mexicano salvó sus bosques gracias a las luciérnagas

0
178

Con el fin de detener la deforestación de su bosque, 42 familias del parque Piedra Canteada, Tlaxcala, decidieron aprovechar las luciérnagas que aparecen en el lugar en verano para convertir el área en una zona turística.

Ahora, cientos de turistas, entre ellos familias y parejas, pueden disfrutar de una cabaña que se aparta con semanas de anticipación, para disfrutar el espectáculo nocturno de luces que estos bellos insectos ofrecen.

Cabe señalar que esta actividad ha ayudado a la comunidad de Piedra Canteada a superar poco a poco la pobreza en la que se encontraba sumida en décadas anteriores.

1

Para ello, formaron una cooperativa, que es la que se encarga de organizar las actividades turísticas en la zona. Gracias a esto, han logrado reducir la tala de árboles en un 70%. Sin embargo, la tala de árboles todavía continua, es por ello que se han propuesto hacer una labor de reforestación. El objetivo es plantar 50,000 pinos en las áreas que talan cada año.

Rueda López, uno de los socios fundadores de la cooperativa que explota el parque, explica: “Es como un jardín, tú tienes que quitar las ramas, hay que quitar las partes secas, las partes enfermas para que realmente crezca”.

Los turistas, desde luego, están más que encantados con el espectáculo que se les pone ante sus ojos. Uno de ellos comentó: “Ver la cantidad de luciérnagas que uno ve es impresionante. La sincronía del apagar y encender, es indescriptible, es como un bosque de Navidad”.

2

El negocio crece y crece cada año, y por seguridad de la zona, se trata de que sólo la visiten 250 personas como máximo cada fin de semana.

Es importante señalar que la deforestación se ha vuelto un problema bastante serio para las luciérnagas, pues más de 2,000 especies de estos insectos se ven amenazadas por esta actividad.