Polybius: el videojuego aterrador que provocaba suicidios

0
123

Si creciste en los años 80, seguramente te tocó el auge de los videojuegos arcade, mejor conocidos en nuestro país como maquinitas. Había de todo tipo, desde las de misiones, de peleas, de deportes, de guerras, espaciales, de estrategia, en fin, una gran gama de juegos para dintintos gustos. Pero de entre toda esta galería de videojuegos, hubo uno que sembró el terror entre niños, adolescentes, jóvenes y uno que otro adulto aficionado a las maquinitas. Se trata de un juego maldito llamado Polybius. Hay quienes creen que se trató de un experimentó por parte del gobierno de los Estados Unidos para provocar experiencias sobrenaturales en los jugadores, o para ver el grado de control mental que un simple juego podía tener en la población. Lo cierto es que hasta hoy continúa siendo un total misterio, pues el juego desapareció rápidamente luego de muchas demandas y reportes por graves daños a la salud, entre ellas convulsiones, insomnio, horrendas pesadillas, vómitos, nerviosismo, ansiedad, depresión y pensamientos suicidas.

El videojuego apareció por primera vez en 1981 en varias salas de videojuegos de la ciudad de Portland, en Oregon. Según se dijo, el juego habría sido creado por una compañía de entretenimiento llamada Sinneslöschen, que en alemán quiere decir “pérdida de los sentidos”, lo cual resulta muy curioso debido a los efectos que el juego producía en quienes lo jugaban. El encargado de programarlo sería un sujeto llamado Ed Rottberg, a quien tiempo después muchos quisieron vincular con la CIA, lo cual nunca se pudo probar.

1

La dinámica del juego no era bastante complicada. Consistía en una nave que tenía que disparar a diversos enemigos que salían de una forma geométrica. La nave solamente podía moverse horizontalmente. El mando constaba de una palanca y un botón nada más. Testigos afirmaban que en realidad la nave no se podía mover con el mando, sino que la pantalla rotaba alrededor de la nave. Por su aspecto gráfico, su gama de colores y su forma de movimiento, el juego fue toda una revolución por aquellos días, por lo que causó sensación de inmediato y cientos de chicos ya deseaban jugarlo.

Tal fue la popularidad de Polybius, que hubo muchísimas personas que se hicieron adictas a él. Según el relato de los propios jugadores, al no estarlo jugando les causaba una especie de síndrome de abstinencia, caracterizado por una ansiedad extrema y ganas urgentes de querer ir a jugarlo lo más pronto posible. Quienes lo jugaron, relatan que en el juego aparecían luces estroboscópicas y gráficos extraños que posiblemente cargaban con mensajes subliminales. Podían ver, dicen, con el rabillo del ojo, figuras fantasmales que aparecían y desaparecían a gran velocidad, y de entre la pantalla llegaban a captar mensajes rapidísimos que decían: “Kill yourself” (mátate), “No imagination” (sin imaginación), “No thought” (no pienses), “Conform” (confórmate), “Honor apathy” (honra la apatía), “Do not question authority” (no cuestiones a la autoridad) o “Surrender” (ríndete).

Pronto comenzaron los reportes de madres cuyos hijos empezaron a tener horribles pesadillas, convulsiones, ataques epilépticos, tics nerviosos, mareos, vómitos, pérdidas de memoria, alucinaciones auditivas y ópticas, y terrores nocturnos. Hubo reportes de dos adolescentes que intentaron quitarse la vida: eran jugadores asiduos a Polybius.

2

Varios testigos manifiestan que a las salas de videojuegos llegaban de vez en cuando hombres vestido de negro a hablar con el encargado del local y tomaban nota sobre los efectos del videojuego. Así mismo, revisaban las máquinas y acto seguido se iban sin dejar rastro.

Una desgracia marcaría el final de Polibyus en las salas de Portland. Un chico de la ciudad sufrió ataques epilépticos mientras lo jugaba, y acto seguido falleció en el lugar, por lo que la prensa hizo un mediano escándalo. Inmediatamente hombres de negro fueron a las salas de juego de todo Portland y retiraron el juego, que no volvió a ser visto jamás.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Crees que este juego en verdad se trataba de un experimento del gobierno de los Estados Unidos? ¿O tan sólo es una leyenda urbana más, de esas que abundan hoy en día por Internet?