El origen de la palabra F.U.C.K. y otros datos curiosos sobre el sexo en la antigüedad

0
324

Si conoces aunque sea un mínimo de inglés, o si al menos has visto películas en donde se hable este idioma, seguramente en más de alguna ocasión te has topado con la dichosa palabra “fuck”. Suele ser utilizada en diferentes contextos, uno de ellos el del acto sexual. Pero, ¿a que no sabías de dónde proviene esta palabra? Pues déjame contarte.

En la antigua Inglaterra, estaba prohibido tener relaciones sexuales sin el consentimiento del rey, y más aún, el sexo únicamente debería ser hecho con el fin de la reproducción. Qué aburrido, ¿no? Bueno, pero así era en aquellos tiempos. En fin, si el hombre quería procrear con su mujer, tenía que ir a pedirle un permiso especial al rey para tener relaciones sexuales. El rey, decidía si era conveniente para la pareja tener hijos o no, así que si decidía darles el permiso, les otorgaba una placa que decía: “Fornication Under the Consent of the King” (FUCK), lo cual quiere decir: fornicación bajo el consentimiento del rey. Dicha placa debía ser colgada en la puerta de su casa, así todo el mundo se enteraba que la pareja estaba teniendo sexo para procrear y que el rey había dado el visto bueno.

1

Desde luego, no todos esperaban que el rey les diera permiso para tener sexo, y muchos en la urgencia tenían sexo a escondidas del rey. Quizá, en tono de broma, en la pareja uno le decía al otro “fuck me”, como esperando que les diera el permiso que el rey no les iba a dar.

Aquí te traemos otros datos curiosos sobre la sexualidad en la antigüedad, específicamente en la Edad Media:

  1. Normas medievales sobre sexualidad

Ya hemos dicho que el sexo estaba destinado únicamente a la reproducción. Así era en toda Europa. La Iglesia Católica lo disponía de este modo. Y no sólo eso, sino, que también disponía de reglas morales sobre cómo, cuándo y dónde debían tenerse relaciones sexuales.

Por ejemplo:

  • Estaba terminantemente prohibido tener sexo los domingos, los jueves, los viernes o los sábados.
  • Estaba terminantemente prohibido tener sexo en horas del día, solo por las noches.
  • Estaba terminantemente prohibido tener sexo durante la Cuaresma, tampoco en los 35 días previos a la Navidad, ni tampoco en los 40 días previos a la fiesta de Pentecostés.
  • Estaba terminantemente prohibido mantener relaciones sexuales si era un día en que se celebraba un santo.
  1. Posiciones sexuales

2

La Iglesia Católica era bastante estricta en cuenta a cómo debían practicarse las relaciones sexuales. ¿A poco creías que, aunque se tratara de tener hijos, podías darle vuelo a la hilacha como quisieras? No, desafortunadamente no era así. Para la Iglesia, demasiado placer era moralmente inaceptable, sobre todo para la mujer, por lo que se estableció una posición, cómoda, que facilitara la fecundación y que además no brindara demasiado placer ni demasiada maniobra a ninguno de los participantes: la posición del misionero. ¿La conoces? Es, básicamente, el hombre encima de la mujer. Se creía que si la mujer se ponía encima del hombre recibía demasiado placer, y eso no era muy bien visto.

  1. Lugares para tener sexo

Desde luego, la gente solía pasarse las reglas morales por el arco del triunfo. ¿A poco crees que se iban a aguantar? Pero lo más curioso no es eso, sino que uno de los lugares donde la gente solía esconderse de la Iglesia para tener sexo, ¡eran los propios templos! ¡Sí! ¿Porqué? Pues casi siempre estaban vacíos, no había mucha vigilancia, y, sobre todo, estaban limpios. Eso sí, si te llegaban a cachar, así se iba con el castigo que recibías.

Bueno, espero que te hayan gustado estos datos curiosos sobre la sexualidad en la época medieval.

Si te gustó, comparte el artículo en Facebook.