Mantener gatos en casa podría causar problemas mentales e incluso suicidio en la mujer

0
921

Los amamos. Son tiernos, adorables, a veces un poco (o un mucho) arrogantes, pero nos encanta su personalidad y su elegancia; sencillamente nos caen muy bien y por eso muchos decidimos tener más de uno en casa, Me refiero, por supuesto, a los lindos gatitos. Son la mascota ideal. No hay que sacarlos a pasear, como a esos latosos perros, y tampoco hay que bañarlos tan a menudo, porque son bastante limpios, y saben muy bien dónde deben hacer sus necesidades fisiológicas. Por eso me caen bien. Sin embargo, parece ser que hay un motivo de alarma, sobre todo para las mujeres y niños que tienen gatos en casa. Y es que científicos de la Universidad de Duke, luego de una amplia investigación, concluyeron que estos felinos pueden transmitir a los humanos un parásito llamado Toxoplasma gondii a través de sus heces. Una vez que el humano se ha contagiado, el parásito se transporta a través de la sangre, llegando al cerebro, en donde puede ocasionar daños irreparables al sistema nervioso central.

3

Las enfermedades a las que se ha asociado este parásito son específicamente trastornos mentales como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, el trastorno obsesivo compulsivo y la depresión severa. El doctor Isaac Robinson, patólogo del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania, afirma: “es muy importante señalar que la mayoría de las personas suelen convivir con este parásito sin ningún problema, porque su sistema inmune les protege contra sus efectos. Sin embargo, en personas con un sistema inmune débil o comprometido, es más fácil que lleguen a desarrollar estos padecimientos mentales, y las más susceptibles suelen ser las mujeres. Sin embargo, tanto en hombres como en mujeres con sistemas inmunes débiles o comprometidos existe el riesgo de desarrollar una enfermedad conocida como toxoplasmosis, la cual puede provocar desde síntomas similares a una gripe hasta ceguera e inclusive la muerte si no se trata apropiadamente, y en mujeres embarazadas puede dar origen a abortos involuntarios y a trastornos del desarrollo fetal”, finalizó el doctor Robinson.

1

Por otro lado, en un estudio que les ha llevado casi treinta años, los doctores Edwin Fuller y Robert Yolken, en conjunto con Wendy Simmons, han investigado la relación entre la infección con Toxoplasma gondii y la esquizofrenia, y han descubierto que los niños que conviven con gatos durante su infancia pueden estar más expuestos a este parásito y por lo tanto tener mayor propensión a sufrir esquizofrenia en edades posteriores de su vida.

Otro estudio, esta vez de la Universidad de Chicago, llevado a cabo por los científicos Edward Jacobson y Jason Looy y publicado apenas en enero de este año, ha investigado la correlación entre la infección con Toxoplasma gondii y la depresión. Según sus conclusiones, el parásito actuaría en el sistema nervioso central a una escala profunda y produciría cambios radicales en el estado de ánimo de las personas, poniéndolas en riesgo de sufrir una depresión severa e incluso, de tener ideas suicidas, según se constató en su informe, en el que se agrega que, de las personas valoradas en el estudio, la mayoría de las afectadas resultaron ser mujeres.

Una vez más, hay que hacer énfasis en que no todas las personas que conviven con gatos están en riesgo. Solamente aquellas que tienen sistemas inmunes débiles comprometidos. Esto en adultos, sin embargo, según se constató en uno de los estudios, los niños que conviven mucho con gatos durante su infancia sí aumentaron su riesgo de padecer esquizofrenia, aunque los investigadores apuntaron que mucho tenía que ver la higiene que los niños tuvieran en el contacto con las heces del animal, que es la vía de transmisión de la infección del parásito.

2

Como siempre, tú como lector tienes la última palabra.