¿Los metaleros son satánicos? Entrevista a un metalero

0
1338

El equipo de Sabías Que? se dio a la tarea de entrevistar a un conocedor de la música metal, para ver si son verdad o son mentira aquellos rumores de ciertas personas conservadoras que dicen que aquellos que escuchan metal (los llamados metaleros) son personas violentas, peligrosas, y si, además, están involucradas en el satanismo.

Nuestro entrevistado se llama Óscar Armando Ríos Martínez, alias el Demon. Es originario de Michoacán, México, y lleva más de 20 años dentro del movimiento metalero nacional, como seguidor de bandas internacionales, nacionales y locales. Además, desde hace 5 años es miembro de una banda de su estado llamada Inner War. Por si fuera poco, Demon es licenciado en Sociología por la Universidad de Morelia, Michoacán, y actualmente está cursando una maestría en Humanidades.

Hablamos, pues, con el Demon, y esto fue lo que nos dijo:

SABIASQUE. – Muchas personas llaman darketos a los metaleros, ¿estarías de acuerdo con este término?

DEMON. – Por supuesto que no. Para mí un darketo es un pseudogótico, un mallgoth o una combinación snob de diversas identificaciones urbanas oscuras. Quien se autodenomina darketo está confundido, poco informado o de plano le gusta la pose. Lo mismo para quien adjetiva a otros de tal forma. La denominación correcta es dark. Por otro lado, están también los góticos. Ambos son movimientos oscuros con ciertas definiciones básicas y antecedentes culturales elementales, contrario al darketo, cuya única base cultural es vestir de negro sin saber porqué. Tanto para un dark como para un gótico, el calificativo darketo es peyorativo.

SABIASQUE. –  Y si te llamaran gótico entonces, ¿qué les dirías?

DEMON. – No, tampoco soy gótico.

 

SABIASQUE. – Entonces ¿por qué vistes de negro?

DEMON. – Porque me encanta la oscuridad y vestir así es una manera de manifestarlo. Además, adoro la música metal y muchos de los que compartimos ese gusto nos vestimos de negro.

 

SABIASQUE. – Pero, ¿cómo puedo distinguir a un metalero de otros que visten de negro?

DEMON. – La vestimenta metalera o metalhead es variada, pero usualmente son dos los portes esenciales. Uno viene de la cultura chopper o biker, con chamarra y botas de cuero en negro y pantalón de cuero o mezclilla (algunos usan guantes de cuero y pañoleta o paliacate). Otro, varía el pantalón negro con playeras negras estampadas con logos de bandas y ocasionalmente chaleco de mezclilla azul con parches. Ambos estilos se combinan frecuentemente. Algunos suelen agregar accesorios metálicos. La usanza metalera puede ser imponente si se sabe combinar bien. Si eres un auténtico metalero, es válido satisfacer tu vanidad al vestir así, aunque no es, de ningún modo, un requisito.

3

SABIASQUE. – ¿Entonces eres metalero? O ¿a qué tribu urbana perteneces?

DEMON. – Soy metalero si ello significa tener una enorme pasión por la música metal y cierto gusto por los aspectos más oscuros de la naturaleza humana. Pero si ser metalero significa tener un modelo de vida específico o pertenecer a una tribu, entonces no lo soy, porque no soy borrego ni fanático y prefiero construir mi propia personalidad antes que intentar parecerme a los demás. Por la misma razón reparo con recelo en el concepto de tribu urbana. No me parece adecuado, al menos para mi concepción de la cultura del metal.

 

SABIASQUE. – ¿Es cierto que los metaleros son satánicos?

DEMON. – Las convicciones religiosas de cada quién son asunto personal. Las letras que aborda el metal suelen incluir críticas a la religión, herejías, blasfemias o referencias a Satán (aunque no es el único tema del género), pero son pocas las bandas que realmente merecen el título de satanistas. Muchas sólo acusan al cristianismo o a la religión en general. Algunos músicos usan la imaginería y los temas diabólicos como estrategia comercial; otros, lo hacen por razones estéticas (no hace falta creer en el Diablo para admirar la belleza de los cuadros que lo representan). Además, el satanismo es una rica filosofía que dista mucho de adorar al Diablo, de ser violentamente anticristiana y de practicar ritos sangrientos y esas cosas. Cuando algunas bandas de metal hablan de Satán como un ser maligno y destructor, enemigo del hombre, en realidad están perpetuando la visión cristiana del satanismo. Los satanistas auténticos no creen en la existencia de Dios ni del Diablo, pero hacen de Satán un símbolo que representa la fuerza vital del universo, la autocomplacencia y el poder natural del hombre. Podría mencionarte algunas bandas que son o al menos intentan ser realmente satanistas, entre ellas Mercyful Fate, King Diamond, Acheron, Entombed, Vital Remains o Wolfen Society. Probablemente Deicide también, en sus inicios. Lamentablemente muchos metaleros creen que son satánicos porque, según ellos, alaban al Diablo entonando canciones de metal.

 

SABIASQUE. – ¿Entonces qué es ser metalero? ¿Cuál es la ideología del metal?

DEMON. – No existe tal. Ser metalero es cuestión de pasión y actitud. Pasión por la música metal, actitud abierta y amplio criterio para tomarle gusto a una música violenta y compleja y a los temas oscuros de los cuales hablan las letras de las canciones. No es fácil tolerar letras que hablan de muerte, violencia, tortura, el mal, el pecado, la guerra, etc. Desde luego, tomarles gusto a esos temas no te vuelve violento, torturador o asesino. Las cárceles estarían repletas de metaleros. Además, las letras de las canciones no son la doctrina del metal.

 

SABIASQUE. – ¿Pero no es verdad que de tanto oírlas puedes sugestionarte y actuar violentamente o volverte neurótico?

DEMON. – Falso. Es como si los aficionados a las películas de asesinos seriales tendieran a convertirse en criminales. Las letras son sólo ficción y, en todo caso, descripción de una realidad cruel pero innegable. Basta un poquito de criterio y de sentido común para poder escucharlas sin consecuencias psicológicas. Sin embargo, una persona asustadiza o de moral rígida probablemente se sienta afectada al oírlas. Por otro lado, muchos metaleros están más interesados en la composición musical del metal que en sus letras.

2

SABIASQUE. – ¿Qué me dices de la quema de iglesias en Noruega por parte de algunos músicos de black metal?

DEMON. – Cada quién es responsable de sus actos. Los miembros de esas bandas, que conformaban una sociedad secreta llamada el Inner Circle, no perpetraron aquellos actos violentos en nombre del metal, sino en el de sus torcidas convicciones étnico-político-religiosas. No cabe responsabilizar al metal de tan lamentables sucesos. Muchos músicos y fanáticos de otros géneros musicales han cometido también actos vandálicos y estoy seguro que no lo hacen simplemente por el rap o por el hip-hop. Aun cuando alguien asesinara en nombre del metal, no sería prudente juzgar al género musical sin antes pensar en los crímenes que se han cometido en el nombre de Jesucristo, de Alá, de la superioridad aria o de la revolución. Es decir, la violencia es un fenómeno complejo, no puede circunscribirse sólo a los efectos de la música.

 

SABIASQUE. – ¿Pero por qué el metal se concentra tanto en temas tan negativos?

DEMON. – La muerte, la guerra, la violencia, la tortura, etcétera, son fenómenos existentes y pueden ser tema de canciones, así como lo son el amor, las flores del campo y esas cosas en otros géneros musicales. Además, no son el único contenido del género. Muchas bandas hablan de hechos históricos, guerras medievales, honor, gloria y poder, poesía, filosofía, horror, ciencia ficción, futurismo, entre otros tópicos. El metal es rico en contenido temático y cada músico sabe los temas que desea abordar.

 

SABIASQUE. – ¿Entonces los metaleros no tienen ideología?

DEMON. – Puede haber un metalero taoísta, gnóstico o anarquista, pero ser taoísta, gnóstico o anarquista no es requisito para ser metalero. Una vez más, las convicciones religiosas, políticas, sociales, cosmológicas, etc., son asunto personal.

 

SABIASQUE. – ¿Es cierto que escuchar metal puede afectar al oído?

DEMON. – No más que cualquier otro género musical escuchado a volúmenes exagerados. Lo que puede afectar tu oído no es la música, sino traer tus audífonos a todo volumen a diario por horas, ya sea que escuches jazz, funk, electrónica, baladas pop o brutal death metal.

 

SABIASQUE. – Si te cortaras el cabello y comenzaras a vestir formalmente, ¿dejarías de ser metalero?

DEMON. – El metal no es cosa de vestimenta ni de aspecto. Te lo dije anteriormente, es cuestión de pasión por la música y de amplio criterio. Buena parte de quienes visten como metaleros son sólo poseros, personas que quieren aparentar lo que no son. El metal se lleva en la mente y en el corazón. Vestir a la usanza es una elección válida pero secundaria. Más vale ser que parecer. De playera negra o de frac, si eres metalero, lo eres.

1

SABIASQUE. – Por último, ¿cómo puedo identificar a un auténtico metalero?

DEMON. – Para saber si alguien es verdaderamente un metalero, debes preguntarle si el género musical que más aprecia es el metal y si conoce y le gusta la cultura relacionada con esta música. Si quieres identificar a los metaleros por su apariencia, lo más probable es que la mayoría de las veces falles, aun cuando los individuos en cuestión crean que son metaleros. Decir que lo eres no es lo mismo que serlo. Hace falta autenticidad. Haciendo una estimación arbitraria, el 60% o 70% (quizá me quedo corto) de quienes dicen ser metaleros en realidad no lo son (adoptando la etiqueta y la vestimenta sólo para satisfacer su necesidad de identidad social o para llamar la atención). Por otro lado, juzgar superficialmente a alguien es fácil. Muchos metaleros discriminan a otros metaleros por no vestir a la usanza, aunque muchas veces los no ataviados con el estilo tengan más conocimientos y criterio sobre el género. En pocas palabras, ser metalero es amar el metal.