¿Cuál es la causa de los bostezos?

0
374

Te levantas por la mañana, tienes que ir a la escuela o a trabajar, y una de las primeras cosas que haces, además de estirarte, es bostezar. ¿Te has preguntado por qué? ¿Es acaso que todavía tienes mucho sueño y quisieras seguir acostado en tu rica camita una hora más? Puede ser. Por ejemplo, yo estoy escribiendo este artículo por la mañana y he bostezado al menos un par de veces en la última media hora (sí, extraño la cama, pero aquí estoy con ustedes contento de traerles este artículo, no se preocupen).

1

Bueno, entremos en materia. Aunque hasta la fecha no se ha descifrado por completo el misterio del bostezo, la ciencia sí puede decirnos actualmente muchas cosas interesantes sobre él. Antes que nada, te doy un dato curioso. Seguramente sabes que lo primero que hacen los bebés al nacer es llorar y respirar, ¿no? Bueno, ¿qué crees que es lo segundo que hacen? Pues sí, le atinaste: bostezar. Como a los cinco minutos de haber nacido, su cuerpo les pide que bostecen y así lo hacen. ¿Por qué? No se sabe a ciencia cierta, aunque algunos médicos aseguran que se trata de una manera en la que el cuerpo oxigena el cerebro del recién nacido. Pero más sorprendente aún, es que se ha observado la acción del bostezo en fetos de aproximadamente 15 semanas de concebidos.

Lo que sí hay que apuntar, es que los seres humanos no somos los únicos que bostezamos. El bostezo se ha observado en perros, gatos, ratas, aves y hasta en ranas y sapos. Los carnívoros como los leones o los pumas bostezan, no así los herbívoros como los venados.

2

Para empezar, y volviendo a los humanos, ¿cuáles son las horas del día en las que más solemos bostezar? Según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, el momento del día cuando más bostezamos suele ser una hora después de despertarnos por la mañana, seguido de la hora antes de dormir. También se observó que en las personas cuyos patrones de sueño estaban alterados, el bostezo solía ser menos frecuente.

Pero bien, ¿qué papel cumple el bostezo en el funcionamiento del organismo?

En primer lugar, según Richard Orson Eagleton, neurólogo que lleva estudiando el bostezo desde 2008, la función más importante de la acción de bostezar sería refrigerar el cerebro. De acuerdo con esta hipótesis, el bostezo serviría como un sistema de enfriamiento de nuestra computadora orgánica. Según afirma, “el cerebro humano y el de los mamíferos en general consume cerca de un tercio de las calorías ingeridas, y esto se traduce en un aumento de la temperatura en dicha área. En ocasiones, el calor cerebral podría resultar peligroso, por lo que un bostezo es como un alivio para el interior de la cabeza, pues reduce la temperatura significativamente”.

En segundo lugar, bostezar podría servir para oxigenar el organismo cuando se requiere. Así lo cree el investigador Mark Andrews, quien afirma que “el núcleo paraventricular del hipotálamo llega a detectar que en nuestra sangre hay niveles bajos de oxígeno, entonces favorece la acción del bostezo, el cual lleva una gran cantidad de este elemento al organismo”.

3

Por último, algunos investigadores creen que el bostezo cumplía un papel arcaico de sistema de comunicación entre los antiguos homínidos. ¿Te has fijado que el bostezo es muy contagioso? Si no, mira a una persona que está bostezando y en un segundo te encontrarás bostezando tú también. Esto se debe, según esta hipótesis a que, entre nuestros antepasados, el bostezo cumplía la función de crear lazos afectivos entre los individuos y nuestro cerebro ha conservado esa función hasta nuestros días. Interesante, ¿no?

Espero que te haya gustado este artículo.