Has estado defecando mal toda tu vida. Averigua cuál es la manera correcta de hacerlo

0
162

Aunque no lo creas, investigadores han dicho durante muchos años que la postura que adoptas comúnmente al ir al baño puede estar afectando tu salud enormemente. Desde apendicitis, cáncer de colon, enfermedad inflamatoria intestinal, hernias, diverticulosis, hemorroides y diversas más pueden ser ocasionadas por una mala postura a la hora de defecar. En su tiempo, fue muy sonado el caso de hemorroides que padeció el presidente Jimmy Carter. Su proctólogo, en entrevista para los medios, explicó que nuestro cuerpo no está diseñado para sentarnos a defecar en retretes.

Y tal parece que la ciencia avala que la posición correcta podría ser otra. En un estudio de la Universidad de Chicago de 2008, se les pidió a 90 personas que defecaran en dos posiciones: sentados y en cuclillas. Los resultados fueron concluyentes: las personas que defecaron en cuclillas manifestaron sentirse más cómodas en dicha posición, además de que les tomó significativamente menos tiempo (alrededor de minuto y medio menos) defecar que a aquellos que lo hicieron sentados. “Es más fácil así”, manifestó la mayoría.

2

George Koropolus, encargado del estudio, afirmó que “esta posición [en cuclillas] es mucho más beneficiosa para defecar porque permite la relajación del músculo puborrectal, lo cual facilita la evacuación fecal. Resulta ideal para el colon, pero además es verdaderamente más limpia que la posición que usamos comúnmente, cuando nos sentamos como si estuviéramos en una silla. Desde luego, los beneficios para la salud son muy buenos, el más importante de ellos quizá es que nos quitaríamos el riesgo de padecer un terrible cáncer de colon”.

En la ciudad estamos muy acostumbrados a la dichosa letrina, pero en el campo y en lugares poco desarrollados aún se usa abrir un hoyo en la tierra y defecar ahí. Desde luego, esta no siempre es una opción si vives en una urbe, pero hay opciones que te pueden ayudar a adoptar la posición de cuclillas sin tener que dejar de usar tu letrina. La más fácil de ellas es usar un pequeño banco en el que puedas subir los pies mientras te sientas en la letrina, de modo que la posición que adoptes sea de cuclillas en tu propio baño. Esto facilitará la alineación de tu colon de manera óptima para que evacúes. Confieso que yo ya la probé y se siente bastante cómoda. Inténtalo, verás que una vez que lo pruebes no volverás a entrar al baño sin tu banquito.

1

Entre los beneficios para la salud de defecar en cuclillas encontramos que:

  • Defecar es más fácil y demora menos tiempo.
  • Facilita que salgan todos los desechos (cuando quedan residuos, se favorece la aparición de cáncer de colon).
  • Protege el intestino delgado de los residuos.
  • Evita que los nervios que controlan la próstata, la vejiga y el útero se estiren y se dañen.
  • Evita problemas durante el embarazo, al destensar los músculos relacionados con el parto.
  • Evita molestas inflamaciones intestinales.
  • Evita hernias.
  • Evita hemorroides.

Como ves, es muy sano defecar en cuclillas, así que te lo recomendamos ampliamente.