Lo que tenga que ser será a su tiempo y a su momento.

0
527

Muchas veces, por no decir que siempre, ponemos mucho empeño y a veces hasta el grado de parecer tercos y testarudos, para conseguir o que queremos como queremos cuando queremos esto deja de lado la fuerza de la espiritualidad, no creemos muchas veces en las casualidades.

Lo cierto es que suele resultar sumamente desgastante, el hacer rabieta por no poder manipular ciertas cosas que simplemente no están en nuestras manos para cambiarlas. Y esa rabieta, nos ciega no nos deja ver que el juego y los tiempos del destino (y de dios según tu creencia religiosa) son perfectos, y lo que al principio no te parece lógico y una respuesta diferente a la que quieres no te parece aceptable, lo cierto es que a fuerza ni los zapatos entran.

Todo en este mundo tiene y merece un lugar, y este encajara cuando deba ser, dicho de otro modo, lo que te toca te ha de llegar aunque no  lo quieras, y por el contrario si no está destinado para ti no lo tendrás aunque te le pongas en frente.

flower

La ley inmutable de la casualidad, no porque exista una ciencia como tal pero así me gusta llamarla, es la más cuestionada y puesta en tela de juicio, sin embargo, si prestáramos atención a las pequeñas pero sabias señales que nos pone en la nariz la vida, sería más fácil entender porque pasan así las cosas.

A veces cuando tomamos una decisión, al principio no nos parece la más viable, creemos que nos equivocamos y que debimos haber tomado la otra, pero con el tiempo, poco a poco las cosas se van traduciendo y lo que parecía un terrible jeroglífico ahora se ve como una carta con letra de molde y perfecta caligrafía.

La vida debe tener un significado más allá de las simplezas que podemos percibir con los ojos, esas espontaneidades exactas llamadas casualidades, son las que terminan por darle el sabor nuevo, diferente sorpresivo y sin errores a lesa rueda de la fortuna que llamamos vida.

Cuando las cosas no se nos dan justo como queremos es por dos razones, la primera es porque la vida no entiende de caprichos y complacencias, un alguien un algo una fuerza mayor ya tiene marcado lo que nos toca no se trata de elegir y ponernos moños que no nos corresponden, la otra es porque se nos da la oportunidad de rectificar nuestro camino y proceso, seguro hay un cabo suelto que por berrinchudo no viste y dejaste pasar, en lugar de hacer rabieta, presta atención.

plena

Para cultivar, hay que sembrar y esperar, la paciencia es el don más importante del ser humano, no digo que te sientes a esperar lo que te caerá del cielo, mira que de él solo cae agua.

Lucha muévete, intenta, pero sin forzar las cosas.

Recuerda que el final de la historia es feliz, si no eres feliz, es porque aún no es el final.

http://rincondeltibet.com/blog/p-lo-que-tenga-que-ser-sera-a-su-tiempo-y-en-su-momento-6212

 Todos regresan, todos… Tienes que leer esto.