¿Nueva tendencia? Máscaras faciales con leche materna

0
126

 

Cada vez hay nuevos tratamientos de belleza, pero, ¿hasta qué grado somos capaces de llegar por lucir atractivas?

Un nuevo tratamiento está dando mucho de qué hablar en cuanto al tema del cuidado de la piel, y es que para muchos podrá resultar algo repugnante, o por lo menos causar disgusto, y de hecho para algunos podría ser algo inmoral. Estamos hablando de las máscaras faciales de leche materna, que son una nueva tendencia promovida por un famoso salón de belleza de la ciudad de Chicago: el Mud Facial Bar. Contrario a lo que se esperaría, en cuanto comenzó la oferta de este tratamiento, muchos clientes acudieron al establecimiento preguntando por él y sí, aplicándoselo con gusto y esperanza de que les ayudara a embellecer la piel del rostro.

Claro que, para muchos, resulta algo por demás extraño, porque la leche materna normalmente se asocia para su uso en la lactancia y nada más, y a nadie se le había ocurrido utilizarla para fines estéticos.

De manera que muchos se preguntan: ¿está bien usarla así?

Preguntamos a Larry Gutiérrez, cosmetólogo mexicano, para despejar algunas dudas que teníamos al respecto. Le cuestionamos sobre si en verdad la leche materna tenía beneficios para la piel del rostro, y esto fue lo que nos dijo:

“Mira, la leche materna contiene un elemento llamado ácido láurico, el cual también se encuentra presente en el aceite de coco, y es muy usado en la cosmética y en la fabricación de jabones, sobre todo porque una de sus bondades es que disuelve la grasa con facilidad”.

1

De hecho, nos dimos a la tarea de investigar y encontramos un estudio que dice que el ácido láurico tiene propiedades antimicrobianas y sería eficaz para combatir padecimientos de la piel como el acné vulgar.

Por lo que, la respuesta es SÍ, la leche materna sí es útil para la piel del rostro.

Sin embargo, para muchos aún queda el dilema moral por resolver. ¿Está bien usarla? ¿Es moralmente válido? Algunos dicen que pudiera considerarse un fetiche. Otros creen que el fin natural de la leche materna es la lactancia y que ese debe ser su uso único. Al final, el usuario es quien tiene la última palabra al respecto.

 

Autor intelectual: Greta Fedeli