Si tú también tienes hermanos entenderás esto

0
282

Tener hermanos es toda una bendición. Sólo aquel que los tiene comprende lo afortunado que puede llegar a ser compartir la vida con ellos, tener a quien acudir cuando hay problemas, con quien jugar, con quien reír, con quien hacerle bromas a papá y mamá, en fin, a quien amar incondicionalmente.

Un hermano es como tener un mejor amigo, con la ventaja de que se es de la misma sangre, y eso fortalece el lazo todavía más que si fuera una simple amistad.

Yo, que crecí con una hermana y un hermano, con pocos años de diferencia, nos llevamos muy bien entre los tres, desde nuestra tierna infancia hasta hoy que ya somos todos unos adultos. Aún hoy en día nos seguimos haciendo las mismas bromas que cuando éramos niños, y reímos igual que entonces.

Cada que nos reunimos en casa de nuestros padres nos ponemos a platicar bien a gusto sobre las travesuras que hacíamos cuando estábamos más chicos, y nuestras vagancias de adolescentes. Es muy bonito recordar cómo mi hermana se volvió mi confidente cuando tuve mis primeros romances con chicas, y cómo mi hermano, más chico que yo, me vio como un modelo a seguir, me admiraba y ahora hasta toca la batería igual que yo, pues de hecho yo le enseñé las bases de dicho instrumento. ¡Incluso llegamos a tocar juntos en la misma banda!

Claro, entre hermanos a veces había problemas, nos peleábamos, nos dejábamos de hablar algunos días, pero siempre terminábamos por reconciliarnos, pues más podía el amor y la sangre que cualquier distanciamiento.

El día de hoy te traigo 10 ilustraciones que, si al igual que yo, tienes hermanos, también entenderás:

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10 

Ilustraciones: Zhanna Bulankova