12 ocurrencias de niños que confunden a los adultos

0
294

Los niños pueden ser verdaderamente ocurrentes, y la verdad resulta muy entretenido escucharlos cuando dicen cada cosa, que uno en verdad no sabe de dónde la sacan. Tienen un sentido del humor que es al mismo tiempo inocente e inteligente.

Y es que la forma de ver el mundo de los pequeñines es bien diferente a la que nosotros tenemos, por eso es que en ocasiones suelen decir cosas que a nosotros jamás se nos hubieran ocurrido, y lo más divertido del asunto es que lo dicen con una seriedad que te deja fascinado.

He aquí una recopilación de ocurrencias que los padres de algunos pequeños compartieron en sus redes sociales.

Esperamos que te diviertan tanto como a nosotros:

  • Regañé a mi hija de 3 años y la mandé al rincón a pensar… Unos minutos después mi nena suspira:
    «Déjame salir, la vida me pasa de largo».
  • Mi hija (7 años) estaba viendo Animal Planet y me preguntó: «Mamá, ¿qué animal es el «voluntario»?
  • Mi hijo (2 años) se tardó mucho tiempo haciendo pis. Yo:
    — Hijo, ¿cómo estás?
    — Bien.
    — ¿Ya hiciste pis?
    — No
    — ¿Y por qué dices que «bien»?
    — ¡Porque vivir en este mundo se siente bien!
  • Mi pequeñito viendo un concierto de un cantante de ópera me dice: «Y cuando nosotros en el kínder gritamos así, nos regañan…»

1

  • En la cena, a Daniela le sirven el pan y le preguntan:
    — ¿Qué deberías decir?
    — ¡Dame mantequilla!
  • «Mamá, amárrame al mandil, ¡que voy a lavar los platos!»
  • — ¡Julio y yo nos peleamos hoy! ¡Me golpeó y yo lo pegué a él!
    — ¿Y por qué se estaban peleando hijo?
    — ¡Nos peleamos por el primer lugar en buen comportamiento!

2

  • Un mes antes de las fiestas navideñas, mi hijo me dice: «Mamá, no compres dulces mientras tanto, hay que guardar los dientes para el festín».
  • Jorge (3 años) está enfermo. El doctor le pregunta:
    — Dime, Jorge, ¿de qué te enfermaste ahora?
    Jorge, con toda la seriedad del mundo, le responde:
    — Es justo lo que queremos saber mi mamá y yo.
  • Una madre de un hijo es ingenua y tiene poca experiencia como un novato en un ejército. Una madre de dos hijos está tranquila y segura de sí misma como un capitán. Pero una madre de tres hijos es como un agente de las FUERZAS ESPECIALES.