La eterna contradicción entre el cerebro y el corazón

0
824

El cerebro y el corazón no siempre hacen un buen equipo. Aunque ambos son órganos fundamentales para la vida de toda persona, no necesariamente trabajan todo el tiempo en paz y armonía, sino que más bien su estado natural es estar en plena contradicción.

Y uno pensaría, ¿por qué es que hay tanto conflicto entre ambos órganos si son tan dependientes? Es en serio, la verdad resulta muy raro, ¿te has puesto a pensar lo que depende uno del otro?

El cerebro tiene una parte que controla los movimientos vegetativos, y sin esa parte el corazón simplemente dejaría de latir. Por otro lado, sin el corazón, que irriga sangre a todo el cuerpo, el cerebro se secaría y moriría.

Aun así, cerebro y corazón parecen dos hermanos que siempre están peleando, a veces, hay que admitirlo, tratando de conciliarse, pero muchas veces sin poder hacerlo.

El poeta Ricardo Gómez dijo alguna vez:

“Mi mente dice que te olvide

Pero mi corazón se aferra a tu recuerdo.

Y por más que este cerebro mío

trata de controlar mis sentidos,

Mi corazón acelera sus latidos

y dejo para siempre de estar cuerdo”.

Dichas palabras dicen mucho de la relación dialéctica que llevan el corazón y el cerebro. Y es que mientras el cerebro trata de ser frío y calculador, el corazón es siempre pasional, sentimental, emotivo. Es inevitable que choquen.

En un romance, por poner el ejemplo típico, la mente siempre pide que la persona analice bien al objeto de su enamoramiento, que vea los pros y los contras, las virtudes y los defectos. En cambio, el corazón es más impulsivo, quiere entregarse sin reservas, sin condiciones.

Aquí te dejamos algunos cómics que reflejan esa eterna contradicción entre el cerebro y el corazón:

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

Ilustrador: Nick Seluk