Daily Archives: Ene 11, 2017

0 695

Cuando alguien te gusta no lo puedes ocultar al mundo, y mucho menos te lo puedes ocultar a ti misma, pues sería como negar tu propia existencia.

Qué emocionante es darte cuenta que alguien te gusta, ¿a poco no? Digo, claro, también está la incertidumbre de saber si a esa persona nosotros le gustamos, y esa incertidumbre de a poco nos mata si no hacemos algo, pero enamorarse es muy bonito de todos modos.

Estas son algunas formas extrañas de darte cuenta que alguien te gusta:

NO LO PUEDES VER A LOS OJOS

Hay algo en su mirada que te intimida, es bastante poderosa para ti. Simplemente no se la puedes sostener. Además, tampoco quieres que él te mire a profundidad, no sea que se dé cuenta de tus imperfecciones.

1

TE PONES NERVIOSA Y ES NOTORIO

No puedes ocultar que eres un manojo de nervios cuando estás cerca de él, tanto que tus manos te sudan y hasta tu voz tiembla un poco al saludarlo. Él se da cuenta, por supuesto.

NO PONES ATENCIÓN A LO QUE DICE PORQUE SÓLO TE IMAGINAS BESÁNDOLO

Mientras te habla, lo único en lo que puedes pensar es en estar entre sus brazos, acariciándolo y dándole unos sabrosos besos a la luz de la luna.

CUIDAS NO COMER MUCHO

Te comienzas a preocupar por tu figura de maneras en las que antes no lo hacías. Hasta empiezas a pensar en hacer una dieta para adelgazar.

4

MENCIONAS CUALQUIER PRETEXTO PARA UNA SEGUNDA CITA

Cuando están a punto de despedirse, inventas cualquier cosa para que se vuelvan a ver, no vaya a ser que esa sea la última y se te escape.

STALKEAS TU FACEBOOK A DIARIO

Cuando no lo ves, no puedes resistir la tentación de ver sus fotografías, para no extrañarlo, claro. Y es que no tenerlo cerca se va convirtiendo poco a poco y cada día en una pequeña agonía que termina por impacientarte y querer estar con él tan pronto como sea posible.

CUANDO VA AL BAÑO, MENSAJEAS A TODOS QUE ESTÁS CON ÉL

Estás con él en su primera cita, se levanta al baño y te aprovechas para mandar un mensaje al grupo de WhatsApp que tienes con tus amigas más íntimas: “¡lo logré, chicas! ¡Salí con él! ¡Wuuuu!”

7

 

0 118

Cortar con tu novio puede ser algo difícil que requiere de un buen tiempo para que lo superes. Pero durante ese tiempo en el que aún estás resentida por el golpe anímico, es aún peor enterarte de algunas cosas que te pueden traer ciertas decepciones para las que no estabas preparada.

Y es que tu novio puede que no sea el tipo que tú conociste, o puede que se transforme en otra persona después de cortarte, o que para vengarse, por coraje hacia ti, haga cosas que no necesariamente sean de tu agrado.

Por eso aquí te traemos 7 tipos de decepciones luego de cortar con tu novio:

TE ENTERAS QUE HABLA MAL DE TI

Piensas que lo de ustedes ya se acabó y estás en el proceso de superación, pero él se quedó con ese resentimiento y habla pestes sobre ti, lo cual te cala mucho, pues nunca pensaste que tuviera ese lado tan rencoroso. Revela cosas tan íntimas como que eres pésima en la cama o que tienes malos hábitos en esto o aquello.

1

QUE TE PUSO EL CUERNO

Al terminar una relación, cosas que nunca te enteraste salen a la luz, y puede que llegues a saber, así de pronto, que alguna vez te puso el cuerno, y con quien menos te lo esperabas. ¡Qué decepción!

QUE YA ANDA CON ALGUIEN MÁS

Aunque no lo admitas, aún piensas en él y quedó un poco de fuego, es por eso que te llega a calar enterarte que, luego de unos cuantos días de cortar contigo, ya anda muy feliz con otra, sin ninguna pena.

QUE LE TIRABA LA ONDA A TUS AMIGAS

Cuando tú y él andaban, ellas no te decían nada, pero ya no temen revelarte la verdad: el tipo le tiraba a todo lo que se moviera, incluyendo a tus amigas más íntimas, lo cual te llega a molestar.

4

BORRA FOTOS DE TI Y ÉL JUNTOS

Admítelo, te da tristeza que él comience a borrar fotos de ustedes juntos del Facebook. Eso es señal de que el fin de la relación fue en serio y que ya no hay marcha atrás.

SUBIÓ UN VIDEO COMPROMETEDOR A LA RED

Esto ya es un caso extremo, pero sucede. Si tuviste la mala idea de prestarte a ser grabada mientras tenían sexo, olvídate, él puede tener la tentación de subir ese video a XVideos o YouPorn.

 

0 167

Vivir con compañeros de piso puede ser una experiencia agradable siempre que haya un buen ambiente y camaradería. A veces, vivir así puede forjar grandes lazos de amistad, pero en otras ocasiones puede llegar a convertirse en un auténtico infierno.

Quizá te ha pasado que, después de un tiempo en el que todo era paz y armonía, el ambiente ha comenzado a ponerse demasiado tenso con tu roommate.

¿Te has preguntado si ha llegado el momento de dejar de vivir con él? Estas son algunas razones por las que sí:

SE DEJAN NOTAS PASIVO-AGRESIVAS

Esos post-its en los que hacen referencia a la renta atrasada, o a la limpieza de uno de los roommates, en las que se tiran indirectas suavecitas pero que calan. Tómalo como una señal para abandonar el barco antes de que se hunda.

NO COMPARTEN NADA

Al principio, hasta dejaban entrar uno al cuarto del otro para jugar Xbox, ahora ni azúcar se comparten, o cuando llega la pizza te encierras en tu cuarto y no le ofreces ni una rebanadita.

NO SACAS LA BASURA SÓLO PARA MOLESTAR

Es tu día para sacarla, pero prefieres aguantar el mal olor sólo por mandarle un mensaje a tu roommate de que de ahora en adelante ya no sigues las reglas. Algo anda mal, muy mal ya.

DEJAS A PROPÓSITO TUS PLATOS SUCIOS EN LA COCINA

Sabes que eso le asquea y por eso lo haces. Ese tipo de golpes bajos indican que tu roommate ya te cae muy mal, ¿para qué seguir soportándolo?

HACE REUNIONES RUIDOSAS Y NO TE AVISA

Llegas cansadísimo de un día difícil en la oficina, y él con una fiesta a todo lo que da en el depa. Y lo peor es que ni te avisó. Claro, porque quería devolverte todos los golpes bajos que tú le has dado. A ese nivel han llegado.

SE RECLAMAN

Ya es pelea tras pelea, por cualquier detallito, pero nunca se atreven a decir que ya no quieren vivir juntos. Puede más la costumbre que el odio que se tienen.

BARRES Y TRAPEAS TODO EL DEPA, MENOS SU CUARTO

Y lo haces con doble intención. Una, para que vea que tienes el ánimo de ser amable y cooperar con la limpieza de la casa, pero ni crea que le vas a ayudar con la pocilga que se ha convertido su habitación.