¿Estás pensando en renunciar a tu empleo? Analiza primero estos puntos

0
525

Hoy día ya no es ninguna novedad cuando te dicen que el mercado laboral está muy competido, y que estudiar una carrera y tener un título profesional no te garantiza para nada que vayas a conseguir un buen empleo.

Uno de los mayores obstáculos a los que se enfrentan las personas que buscan empleo es que los empleadores piden bastantes requisitos a la hora de contratar, por eso es que muchos candidatos no siempre dan el ancho y terminan fuera de lugar.

Además, está el tema del dinero. A todos, por obvias razones, nos interesa tener un empleo lo mejor pagado posible, pero tal parece que las mejores vacantes no están disponibles para nosotros y alguien más ya las ocupó.

Todo lo que tenemos a la mano son empleos muy mal pagados, con pésimos horarios y muy matados, lo que nos desanima demasiado.

1

Así que, si tú tienes la ventaja de tener un empleo y estás pensando en renunciar, primero analiza estos puntos:

REVISA TUS FINANZAS

Aquí lo más importante que tienes que analizar es la capacidad que tienes para resistir económicamente antes de encontrar tu siguiente empleo. ¿Cuentas con dinero suficiente para subsistir todo ese tiempo, el cual puede ser indeterminado?

ANALIZA TUS HERRAMIENTAS Y COMPETENCIAS

Ponte a pensar si lo que vales como trabajador será realmente valorado allá afuera más de lo que es valorado en donde estás actualmente. Si las ofertas son mejores, adelante. Pero si no ves claro, piénsalo dos veces antes de tomar una decisión precipitada.

QUÉ TAN DISPUESTO ESTÁS A CAMBIAR TU VIDA

Renunciar a un empleo no sólo significa abandonar un puesto de trabajo, sino dejar atrás un modo de vida que habías estado ocupando durante mucho tiempo. ¿Estás dispuesto a renunciar a todo eso también?

LAS OPCIONES QUE HAY Y LO QUE TE PIDEN

Lo mejor es buscar, desde antes, ofertas de trabajo, y fijarte bien qué herramientas y competencias te exigen para que así sepas si encajas en el perfil o si tienes que adquirir nuevas habilidades.

PIENSA OTRA VEZ SI ES REALMENTE LO QUE QUIERES

Por último, haz un verdadero ejercicio de reflexión: ¿en verdad me conviene, necesito y deseo abandonar este empleo? Sea cual sea tu decisión, aférrate a ella y no te arrepientas jamás.